Esta conversión del corazón y esta santidad de vida,
juntamente con las oraciones privadas y públicas por
la unidad de los cristianos, han de considerarse como el
alma de todo el movimiento ecuménico y con razón
puede llamarse ecumenismo espiritual.





 

Follow @news_va_es